BEBÉTIPS - Batimamá

Mi experiencia: Alimentación Complementaria.



Esta es la duda que nos asalta a todas las madres a la hora de comenzar a ofrecer otros alimentos distintos a la leche. Les cuento un poco como fue mi experiencia con Kael.


Luego de amamantarlo durante 6 meses exclusivamente, note algunos signos que me decían que Kael estaba listo. Algunos de estos signos eran que ya se sentaba solito y mantenía su cuello recto, pues para mí era muy importante que el comiera en una postura cómoda.  También noté que estaba interesado por la comida que comíamos nosotros, y por último Kael sabía mostrar signos de que estaba satisfecho, y este punto me parece sumamente importante, porque muchas veces comenzamos a temprana edad por recomendaciones de “expertos” que nos dicen “Dale juguito a los 3 meses y sopitas a los 4” pero te has preguntado ¿Cuándo realmente debemos hacerlo? Esto solo podrá decírtelo tu bebé, por esto confía en sus señales, tu bebé te indicará cuando es el momento apropiado.


Yo comencé a ofrecer de primero las frutas. La primera fue la manzana y lo que hice fue quitarle la piel y las semillas, cocinarla al vapor hasta que ablandara y luego la pasé por un colador, que quedará tipo papilla, con grumitos, bien espesa. Le ofrecí la misma fruta durante 3 o 4 días de esta forma comprobaba que efecto hacía en mi bebé, como por ejemplo, alergias, gases, diarrea, estreñimiento, etc. Luego pase a la pera, después banana, ciruela, aguacate/palta, papaya/lechosa, y así sucesivamente, fui probando y observando.


En esta primera fase de frutas algunas veces aceptaba 2-3 cucharaditas y a veces no quería ni una, pero esto no me preocupaba ya que su alimento principal seguía siendo la leche materna, y solo estábamos comenzando, no podía exigirle u obligarle a comer como un adulto, poco a poco le fui enseñando.


Casi siempre utilicé la malla antiahogo y la técnica “baby led weaning” sobre la cual escribiré más adelante. Luego introduje los vegetales y los cereales sin gluten (el arroz, el maíz, la quínoa). Luego pollo y los cereales con gluten (trigo, cebada...) y ya para este entonces Kael tenía 8 meses, podía mezclárselos con vegetales. A los 9 meses ya Kael desayunaba fruta, almorzaba proteína con vegetales y en la noche comía un arroz o una avena, pues ya había completado casi todos los niveles.


Hoy en día Kael come muy bien, sobre todo vegetales y frutas, le gusta comer variado y colorido, y sobre todo le gusta la comida casera, hecha con amor, no importa como sepa o como luzca, el agradece que mami se la cocine. Es muy importante que hagan este proceso suavemente, sin prisas ni presiones, respetando las cantidades que el bebé desea, y respetando sus gustos, sin obligarlo ni regañarlo si no le gusta un alimento. La hora de la comida es un momento para compartir y para recordar como algo lindo.


Con amor y gratitud,


Batimamá.


Conoce también algunos ejercicios de estimulación temprana para tu bebé.





¡Síguenos!


Visita



Copyright © 2012 - 2014 Esta de Boda. Todos los derechos reservados