BEBÉTIPS - Batimamá

Mi experiencia: Lactancia Materna.



Cuando estaba embarazada solo sabía que quería darle pecho a Kael cuando naciera. Pensaba que simplemente era pegármelo del seno y que el sabría cómo comer y yo que haces.  No mentiré, no fue fácil,  obtuve muy poca información por parte de los médicos con respecto a la lactancia materna, no es lo mismo que te digan "La lactancia materna es lo mejor para el bebé" a que alguien te haga aterrizar en la realidad del asunto.


Durante mi estadía en la clínica note que mis pechos no segregaban la leche que yo “pensaba” que debía producir, esa leche blanca, tipo película ¡jajaja! (Ahora me da risa, en aquel entonces estaba preocupada) solo botaba un líquido amarillento, el cual, sé ahora que se llama Calostro, y que durante los primeros 5-7 días desde mi alumbramiento, sería ese fluido mágico que alimentaría a Kael, sería la primera vacuna natural que lo inmunizaría.


Al llegar a casa comenzó el llanto, y qué es lo primero qué una piensa: “el bebé tiene hambre y por eso llora”. Tal vez si pueda ser esta una de las razones, pero tal vez también pueda ser que el bebé este habituándose a todo este nuevo entorno, pues ahora debe llorar (comunicarse) para comer, para que le saquen los gases, para que le cambien el pañal, para que lo duerman y hasta para que lo abracen. Esto me costó un poco aceptarlo, pues estamos acostumbrados a resolver todo con comida y poca atención, y realmente lo que necesita tu bebé es amor.


Descubrí que con el paso de los días y la succión de Kael comencé a producir leche blanca, sentí como mis pechos se llenaron y finalmente respiré, pues una siempre tiene ese sustito hasta que no la ve salir.


Amamanté a Kael exclusivamente durante 6 meses, sin biberones, sin sustitutos de leche, sin chupetes, sin otros alimentos. Cuando Kael me mostro signos de que estaba listo para comenzar a con la alimentación complementaria decidí comenzar con las frutas, los vegetales, proteínas, etc. Pero en realidad la leche materna continuaba siendo su alimento principal, seguía ofreciendo pecho antes que cualquier comida, pues quería mantener mi producción de leche, y realmente la leche es más importante que cualquier otro alimento.


Tuve el apoyo de “Las Amamantadoras”, un grupo de amigas que decidimos ayudarnos mutuamente a través de mensajería (whatsapp) las 24 horas del día, contándonos nuestras experiencias, dudas, alegrías y llantos a través de este portal totalmente “Prolactancia materna”.


Nosotras tuvimos la oportunidad de hacer un taller dictado por "La Casa Grande"  y "Mi Gota de Leche" ambos Centros de capacitación para la lactancia materna en Venezuela dónde me certifiqué como promotora de lactancia materna, el cual me ha servido para ayudar y rescatar a muchas madres en el tema.


Kael ya tiene 22 meses, no toma más pecho, le di 21 meses, come todos sus alimentos, no le doy sustitutos de leche, simplemente le ofrezco mucha comidita nutritiva y variada.


Me siento profundamente agradecida y bendecida por haber amamantado a mi pequeño, disfrute mucho esta etapa de mi vida, me hizo crecer como persona, pero creo que lo más importante es que me hizo explorarme internamente y descubrir que el amor lo puede todo, y como dice Nayvi Morles (Mi guía de Lactancia):


"Todas las mamás que dan teta son grandiosas, pero aquellas que logran entregarse a disfrutar este efímero período en que sus bebés sólo las necesitan a ustedes, esas son las que tendrán la mejor experiencia para contar".


Con amor y gratitud,


Batimamá.


Conoce también algunos ejercicios de estimulación temprana para tu bebé mientras está en el período de lactancia. Visita nuestras secciones de Estimulación Mes 1, Estimulación Mes 2, Estimulación Mes 3 y Estimulación Mes 4.





¡Síguenos!


Visita



Copyright © 2012 - 2014 Esta de Boda. Todos los derechos reservados